ASMA HUMANA Y ASMA FELINA, MITOS, CONSECUENCIAS Y PREVENCIÓN

Con respecto a los gatos existen numerosos mitos, al daño que puede ocasionar su pelaje y su relación con el asma. En más de una ocasión nos han dicho que no debemos tener un gato o debemos deshacernos de él. Pero sin saber lo que en realidad es el Asma y porque se produce, jamás podremos tomar una decisión que no involucre el sentimiento hacia nuestro felino.

Asma, es un trastorno que provoca que las vías respiratorias se inflamen y se estrechen, llevando a que se presenten sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y mucha tos.

Los causantes  de provocar el asma son los catarros y gripes continuas así como otros trastornos que afectan nuestras vías respiratorias.

Tener Antecedentes de familiares asmáticos.

Varios alérgenos se encuentran en  el consumo de ciertos alimentos, estar en contacto con el polen, lanas, polvos también puede provocar asma.

Muchos Irritantes y contaminantes que son transportados por el aire como el Humo de cigarro, los cosméticos, las soluciones limpiadoras y los perfumes; los olores fuertes de los vapores de los combustibles o la pintura húmeda, así como el ozono nos afectan y generan esta sintomatología.

El frío o el aire seco a veces desencadenan síntomas de asma en algunas personas, lo que también ocurre con el calor o la humedad extremos.

Otros factores pueden ser el ejercicio, el esfuerzo excesivo o el estrés emocional.

El asma no es una enfermedad que contagien los gatos, es un trastorno con el que las personas pueden nacer o desarrollar a lo largo de su vida, en los cuales pueden ser varios los agentes desencadenantes.

Los animales, como gatos y perros NO CONTAGIAN EL TRASTORNO, sencillamente las personas que están propensas a esta enfermedad, son alérgicas al pelo tanto de perros y gatos, a los ácaros, así como te conté  a el polen, pelusas,  o el tabaco.

Pero si podemos destacar que el asma o bronquitis alérgica en gatos es más frecuente y peligroso de lo que se piensa. Los felinos que lo padecen tosen, tienen dificultades para respirar, roncan o emiten un ligero silbido cuando expulsan el aire.

El humo de los cigarrillos e incluso una arena felina que suelte demasiado polvo pueden ser las causas de esta peligrosa enfermedad del gato que hasta puede acabar con su vida.

Las estadísticas dicen que los problemas respiratorios severos afectan al menos al 1% de los felinos.

Las señales más habituales para reconocer un ataque de asma o de bronquitis crónica en el gato son tos persistente, respiración dificultosa, demasiado rápida o ruidosa, además de silbidos al exhalar el aire.

Hay diferentes grados de asma en ellos, El primer grado o asma felino leve ocurre cuando los ataques de asma o tos suceden de forma intermitente pero no diaria y no interfieren en la vida diaria del animal.

El asma moderado o nivel dos pasa cuando los ataques no son diarios pero sí más severos y debilitantes, ya que afectan a sus actividades habituales.

El asma severa o nivel tres se dan cuando los ataques debilitantes por problemas respiratorios del gato son casi todos los días.

El nivel cuatro de asma implica un riesgo para su vida, ya que las constricciones de los bronquios pueden causar la muerte del animal por falta de oxígeno. En los casos más graves, los tejidos rosados del gato, como los labios y nariz, se vuelven azules por la ausencia de oxigenación.

    …….. La aparición de cualquier nivel de asma en el felino implica una visita al veterinario, con el fin de realizar un seguimiento, determinar las causas y mejorar su vida. Los síntomas suelen agravarse con el tiempo, por lo que es importante tratarlos cuanto antes. Pero ante un ataque grave, del nivel tres o cuatro, la visita al veterinario es urgente y debe ser inmediata, pues la vida del gato corre riesgo serio.

 

Gracias por elegirnos!

Visitá nuestra TIENDA ONLINE  y encontrá todo lo que tu mascota necesita!

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *