ATAQUES DE PANICO EN PERROS, CUANDO PUEDEN PRODUCIRSE?

Es posible que muchos no los sepan pero los perros, al igual que nosotros, pueden sufrir ataques de pánico. Estos pueden ser ocasionados por ruidos fuertes, un accidente en la carretera o una pelea con otro perro. Sea cual sea la situación, debemos saber qué genera este ataque de pánico y qué podemos hacer al respecto.
En este aspecto entran en juego varios factores, entre ellos la raza y las circunstancias vividas. Por ejemplo, un perro que haya sido maltratado mostrará signos de ansiedad y miedo en momentos tensos. Tal vez pase si escucha gritos en nuestra casa o en la del vecino o responde a otro tipo de factores como truenos o fuegos artificiales identificado como un sonido estruendoso.
Estos ataques de pánico los hacen actuar de diferentes formas. Unos actúan de manera agresiva, otros intentan esconderse del ruido y otros luchan por huir del hogar. En todas las situaciones, el animal podría terminar teniendo una lesión por la fuerza que lo mueve a actuar con tal ansiedad.
Realmente hay muchos aspectos que no podemos evitar, pero sí podemos hacer algo al respecto, para evitar lesiones y más traumas en nuestro animal, es importante que sepamos cómo actuar. Las reacciones a los ataques de pánico nunca mejorarán si no actuamos a tiempo sabiendo exactamente qué debemos hacer.
Lo primero es prestar atención a cómo respondemos cuando vemos que nuestro perro tiene un ataque de pánico. Normalmente, tendemos a mimar demasiado al animal, pero esto no hace más que reforzar su comportamiento, ya que el animal lo sentirá como que estamos felicitándolo por su actitud.
Luego está el otro extremo. Los dueños que regañan al animal por sentirse así. Esto tampoco es bueno, pues el animal no puede evitar sentir miedo y el reto solo hará que relacione su pánico con algo más negativo aún y sienta mucho más miedo.
Es necesario encontrar el equilibrio entre los mimos, es decir, hacerle ver y entender que no pasa nada y la indiferencia total.
A veces necesita estar solo y si estamos demasiado encima de él no haremos más que reforzar su conducta.

Hay perros que sufren un miedo descontrolado y para ello hay técnicas que los pueden ayudar a mejorar. Por ejemplo, para los perros con miedo a los ruidos fuertes, existe la exposición gradual del sonido, que consiste en emitir el sonido que le asusta de a poco hasta llegar a un punto fuerte, pudiendo parar en cualquier momento.
No obstante, si sentimos que el miedo de nuestro animal es descontrolado y que no logramos mejoras, acudir al veterinario y es especial si es etólogo siempre es lo mejor. Él podrá determinar la causa y cómo actuar según la severidad del caso.

GRACIAS POR ELEGIRNOS!

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *