CONSEJOS PARA LA SALUD DENTAL Y BUCAL DE TUS MASCOTAS

¿Tu perro tiene mal aliento? ¿Le cuesta masticar? ¿Ya no juega con su juguete preferido?

Si sus dientes ya no son blancos y sus encías están enrojecidas, puede ser  que esté sufriendo una infección bucal.

Los dientes de los perros son como los nuestros, reciben diariamente ataques de bacterias que entran a través de la boca formando lo que llamamos placa dentaria. La placa consiste principalmente en bacterias que forman una película sobre los dientes en la que se adhieren luego diversas sustancias. Si no se retira mediante el cepillado, conduce a la formación de cálculos, lo que llamamos comúnmente SARRO.

El sarro tiende a acumularse en el surco que hay entre el diente y la encía, afectando la encía y penetrando poco a poco en la raíz dental y pudiendo llegar a afectar el hueso que sostiene las piezas dentales.

Cuando la infección avanza, la encía afectada se inflama, sangra y acaba degenerándose, así la raíz del diente puede quedar al descubierto.

Esto va a causar  dolor y dificultará cualquier acción que implique el uso de sus dientes, como masticar o morder su juguete preferido.

A pesar de que todos los perros pueden desarrollar sarro, parece que algunos tienen mayor tendencia a esta enfermedad.

– Los perros braquicéfalos: suelen tener los dientes muy juntos, con poco espacio entre ellos, lo que facilita la acumulación de sarro y dificulta la limpieza.

– Las razas pequeñas o toys tienen dientes muy pequeños y juntos, además, es frecuente que no pierdan todos los dientes de leche reduciendo el espacio interdental aún más.

– Los perros mayores de 5 años, acostumbran a sufrir sarro. 

La mayoría de perros con enfermedad dental o periodontal deben someterse a una limpieza profunda en la veterinaria.

Se trata de aplicar métodos físicos bajo anestesia general para eliminar el sarro adherido en los dientes y debajo de las encías.

Lo ideal es empezar cuanto antes, ya que evitamos grandes daños dentales: inflamación de encías, sangrado, dolor, mal aliento, dificultad para comer.

Si la enfermedad está avanzada y el sarro ha conquistado la profundidad de los dientes es posible que sea necesario extraer los dientes más afectados ya que son una fuente de infecciones.

Según el estado de la boca es probable que tu veterinario te recomiende, además, un tratamiento antibiótico adecuado y te enseñe como mantener la salud de su boca con la limpieza diaria y los controles periódicos.

“Cuando nuestra mascota come, parte de ese alimento queda depositado entre los dientes. El acumulamiento de alimento y otros elementos (entre ellos pelos) unido a diversos procesos de descomposición, con proliferación de bacterias, da lugar a la formación de sarro o placa bacteriana. Esta placa bacteriana va invadiendo progresivamente el diente hasta entrar en contacto con las encías, produciendo inflamación y dolor. Si no se evita esta situación el siguiente paso es la caída del diente con sus graves consecuencias mecánicas respecto a la masticación, y por tanto para el desarrollo de una vida normal, y el riesgo de infección sistémica o general que existe.”

TENEMOS UN PACK EXCLUSIVO PARA ELLOS! HACÉ CLICK AQUI!

Contamos con las diferentes técnicas y aparatología para realizarlas.

GRACIAS POR ELEGIRNOS!     

  HUESO DENTAL 

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *