Enfermedad del tracto urinario inferior felino, como prevenirla

Para aquellos que pensamos en tener un gato macho en casa o pensamos tenerlo, la idea de castrarlo muchas veces es asociada a tener futuros problemas urinarios.

Aunque los gatos sufren de la enfermedad felina del tracto urinario inferior más a menudo que las gatas, no es en un porcentaje alto. Sólo alrededor del 5 por ciento de los gatos sufren de una infección del tracto urinario durante toda su vida y la mayoría no tiene obstrucciones.

Las obstrucciones ocurren cuando los cristales o piedras formadas en la vejiga no pueden pasar por la uretra. Cualquier tipo de enfermedad felina del tracto urinario inferior requiere de atención veterinaria inmediata, pero la obstrucción es una emergencia de la cual tenemos que tomar conciencia.

En el pasado, los gatos machos eran castrados generalmente a la edad de seis meses o más, cuando alcanzaban la madurez sexual o la adolescencia. En los últimos años, los veterinarios han ido realizando cirugías en edad más temprana. Esto a generado la preocupación de que la castración temprana podría incidir negativamente en el desarrollo de la uretra del macho, y hoy no se sabe fehacientemente si la esterilización influye directamente en el desarrollo de la uretra por lo que algunos profesionales no recomiendan la castración antes de los 5 meses. Tambien se sabe que afecta más en lo que respecta al riesgo quirúrgico, por ello en general se trata de esterilizar cuando tiene un peso aproximado a 2 kg.

Los gatos que experimentan una enfermedad felina del tracto urinario inferior se esfuerzan para orinar tanto dentro como fuera de la caja de arena, muchas veces se quejan y se lamen constantemente su zona genital para aliviar el dolor.

Otros vomitan, dejan de comer y hasta podemos encontrar sangre en su orina.

En invierno incrementa la cantidad de casos en macho enteros pudiendo deberse a que toman menos agua, orinan con menos frecuencia, la orina esta mas concentrada y seguramente formen màs cantidad de sedimentos.

Es importante  que concurramos a nuestro veterinario para corroborar que no se encuentre obstruido. Mediante diferentes estudios y la revisación clínica, se llegará al diagnostico y se elegirá cual es el tratamiento adecuado.

En muchos casos, se puede colocar un catéter hasta la uretra para aliviar la obstrucción y permitir el paso de la orina que se encuentra acumulada en la vejiga.

Algunos gatos suelen repetir este cuadro en otro  momento de su vida y en estos casos, el veterinario puede realizar una cirugía que  elimina parte del pene y la uretra del gato para que quede una abertura más amplia para que pase la orina. Esta es una cirugía de mayor riesgo, tal vez es el último recurso ya que siempre se tratara de destapar por medio del sondaje, la medicación y una alimentación adecuada.

Es muy importante saber qué medidas podemos tomar  para evitar que nuestro gato sufra una enfermedad del tracto urinario inferior o una obstrucción urinaria.

Pregúntale a tu veterinario si hay alguna dieta felina que evite la formación de cálculos o cristales. Seguramente te indicara alguna de las dietas bajas en contenido de magnesio de las muchas que hay en el mercado veterinario.

Debemos asegurarnos que tengan acceso al agua fresca siempre. Mantengamos su arenero limpio para que él vaya con gusto y más comodidad como también nos permitirá detectar si orina normalmente o encontramos orina con sangrado.

Cuando tenemos varios felinos proporcionémosle más de una litera con sus piedritas.

Hoy se sabe que uno de los factores que incide en esta enfermedad es el estrés, por lo que debemos  permitirle una vida tranquila al aire libre, controlando que no sufra de fuertes emociones, en un hogar tranquilo sin sobresaltos. ES una forma de cuidarlos  mejor.

 

Podés encontrar estos productos en nuestra TIENDA ONLINE!

Gracias por elegirnos!

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *