NUESTROS FELINOS NO SIEMPRE SE COMPORTAN COMO UNO QUIERE

 

El gato vive junto al humano desde hace más de 10.000 años. Nuestra relación con ellos ha ido variando mucho, pasando de la más bella adoración, hasta el más horrible de los miedos y supersticiones de todo tipo. Ahora estamos viviendo un nuevo cambio, volviendo a ver en ellos esa magia y bienestar que nos proporciona cada día. Pero todavía hay algo en nosotros que falla, una falta de entendimiento y una frustración a la hora de comunicarnos con ellos. Hay muchos comportamientos que no entendemos, y sobre todo cuando se trata de problemas, solemos reaccionar de la forma contraria a la que el gato y el problema en sí necesita, los intentamos racionalizar desde la comprensión del comportamiento humano.
Los gatos no funcionan como nosotros, ni siquiera como los niños. Es un animal, felino, que se comporta fiel a su especie. Poco ha variado el gato desde su origen.

Lo que nos hace preguntarnos ¿Por qué no intentamos entenderlos así y respetarlos como son?  Y no sólo eso, ayudarles a ser gatos, y no intentar humanizarlo, poniendo normas y coartando su esencia y personalidad propias. Nosotros sus dueños somos quienes les quitamos su libertad, les hemos traído a este tipo de vida, les sobreprotegemos, les subestimamos, y depende de nosotros por completo su calidad de vida. Viven entorno que les damos, nuestra relación con ellos depende de nosotros y ellos no pueden hacer nada más que ser ellos mismos.

Nos suena mal cuando decimos que ellos siempre tienen razón  y cada vez nos cuesta más seguir ciertos consejos que nos dan, cuyos resultados son que nuestra relación con los gatos empeora y los problemas no se solucionan.

Ningún ser vivo es merecedor de castigo ni imposición, la libertad y la belleza de cada ser está en disfrutar de cada uno tal como es, comprendiendo su naturaleza, su origen y necesidades, respetando tal como es, y amándole así.

Cuando hay un desequilibrio en la relación entre un humano y un gato, suele ser por un problema de comprensión. No entendemos algunos comportamientos y nuestra reacción suele ser el enojo, la  frustración y el  castigo hacia el animal.

En la mayoría de los casos, esto empeora el problema. El gato no entiende nada, sólo está asustado por nuestra actitud.  Y nosotros no entendemos que parte de lo que sentimos inconscientemente es querer dominarlos.

Desde nuestra percepción humana, solemos decir que nuestro gato es muy chancho, hace pis y caca en cualquier lado, o es un inadaptado social  y en realidad deberíamos pensar que no está bien, se encuentra mal, y vamos a ayudarlo.
Ningún comportamiento felino existe para amargar la vida de un ser humano ni para castigarte. Los gatos se están adaptando todavía a vivir con nosotros en un entorno cerrado, donde la mayoría de las veces hay una falta de estímulos preocupante, y donde en general no se cubren todas sus necesidades. Y como te conté al principio llevan un poco más de 10000 años de adaptación contínua a nuestro entorno.

Es normal que durante la vida de un gato aparezca algún problema de conducta muchas veces relacionado a problemas de salud que no percibimos, al igual que le puede pasar a cualquiera.

Hay fases en la vida donde pasamos estrés, o tristeza, hay cambios que nos resultan difíciles, pero el gato siempre está ahí a nuestro lado, pase lo que pase. Pero ahora nos toca a nosotros estar con ellos, y cuando tienen un problema, reaccionar como lo harías con cualquier amigo que te pide ayuda: comprenderlo y ayudarlo.

Porque en definitiva cuando nuestro gato tiene un problema de conducta, probablemente nos esté mostrando algo que también ocurre en nosotros.

Lic. Laura Trillo – España

Te invitamos a conocer nuestra Clínica Veterinaria – Hipólito Yrigoyen 1080 – 4736-8882/0707

Gracias por elegirnos!

 

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *