MI GATO TIENE DIARREAS RECURRENTES, A QUE SE DEBEN?

Uno de los factores más importantes que se deben tener en cuenta a la hora de alimentar a nuestro felino desde bebé es tener en cuenta la buena calidad y la cantidad de alimento que debemos suministrarles, en los gatitos existe un comportamiento que es normal en los primeros meses de vida, conocido como síndrome voraz del cachorro que ocurre en el momento de la lactancia, donde comen insaciablemente, se inflama el intestino y habrá colonización de bacterias, parásitos y como consecuencia presentarán una diarrea explosiva.

Es muy importante el tema de los huérfanos que están siendo alimentados con leche maternizada, la cual debe ser de muy buena calidad ya que se podría inducir a la cría a una diarrea por sobrecarga proteica o láctea; además muchos cachorritos podrían presentar intolerancia a la lactosa o a algún componente del alimento que se les esté proporcionando a pesar de no ser algo que sucede en todos los casos.

Los cambios abruptos en la dieta, o gatitos que se están adaptando a la comida, pueden presentar el mismo signo pero, por el contrario, si son jóvenes o adultos y no les gusta casi comer, presentarán pérdida de peso y tendrán más probabilidades de sufrir diarrea por mala absorción, que no es más que no poder asimilar, absorber o digerir los nutrientes presentes en los alimentos a lo largo del tracto gastrointestinal.

Si manejamos otro tipo de dieta, como las caseras, es aconsejable  lavar muy bien alimentos como la carne, el pollo o las menudencias; así evitaremos la ingestión de quistes, huevos de parásitos o bacterias. Hay una gran diferencia entre el intestino del humano, el del perro y el del gato, y lo que vos debés saber que de los 3 el gato es el más sensible .y delicado.

Una dieta sana y equilibrada evita que se generen gran variedad de enfermedades, como la colitis que en realidad es la inflamacíon del cólon
o una enteritis bacteriana invasiva que es la inflamación del intestino delgado causada por la ingestión de comida o agua contaminada con microorganismos. que, como resultado, si no es tratada a tiempo, puede llevar a la muerte a nuestro gato.

Existe un sinfín de enfermedades que traen como complicación una deshidratación por diarreas recurrentes, diferentes parásitos que pueden afectarlo, bacterias causantes de infecciones intestinales, virus que presentan a las diarreas como un síntoma común, virus que son muy peligrosos para la vida de nuestros gatitos ya que algunos no presentan signos de enfermedad y se manifiestan cuando ya están en estado avanzado.

Entre esos virus encontraremos el corono virus felino, el virus de la peritonitis  infecciosa felina, la leucemia felina, la panleucopenia o la inmunodeficiencia felina, todos se manifiestan con diarreas crónicas leves o severas.

Tampoco deja de ser importante algún problema relacionado a la ingesta de bolas de pelo, algún medicamento no indicado para ellos, alguna hernia o algún objeto que obstruye su intestino.

Pero que nos hace sospechar que nuestro gatito esté enfermo?, ya un episodio de diarrea esporádico que no vuelve a repetirse no es un problema de salud, sino algo que pasó y no dejó secuela alguna y su vida continúa normalmente.

Lo primero que se verá es diarrea –signo principal de una parasitosis o alguna enfermedad viral–  esa diarrea  será blanda o acuosa, de color café claro o verde, con presencia de sangre o moco algunas veces.

El gatito va a estar decaído porque va a tener dolor abdominal o estomacal, dejará de comer si la carga de parásitos es muy grande y es posible que presente vómitos; perderá peso y presentará mayor esfuerzo al defecar, tendrá fiebre, deshidratación, anemia y debilidad.

Son muchos los factores que pueden producir esa diarrea tan desagradable y peligrosa, pero ante cualquiera de éstos síntomas es de vital importancia acudir a la veterinaria. 

GRACIAS POR ELEGIRNOS! 

 

                   t

 

 

 

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *