GIARDIAS, generalidades, control y tramiento

La presencia de giardias es actualmente una de las causas más frecuentes de diarreas crónicas o intermitentes en los perros. A veces su presencia va acompañada de vómitos, que incluso puede ser el síntoma predominante. Se trata de un problema difícil de diagnosticar y de tratar, en especial cuando da lugar a procesos inflamatorios que provocan que la flora bacteriana normal del intestino sufra una gran multiplicación. Para hacer frente a este tipo de infección se requiere un sistema inmune sumamente competente. La diarrea puede aparecer 5 días después de la exposición a la infección. Para su diagnóstico utilizamos diferentes métodos, como es la observación microscópica de una muestra de heces. Dado que este parásito no se elimina de forma continua en las deposiciones, será necesario el análisis de cómo mínimo tres muestras. Existen actualmente otras técnicas de laboratorio, que identifican el antígeno del parásito en las heces.
Durante muchos años el tratamiento de elección para las giardias ha sido el metronidazol. Actualmente sabemos que el albendazol es muy efectivo, pero tiene un grave inconveniente, y es que puede provocar una importante bajada de glóbulos blancos (leucopenia) y letargia. Es por esto que la mayoría de los veterinarios, si no conseguimos parar la infección con metronidazol, con una eficacia del 70% (que además tiene efectos anti inflamatorios y anti bacterianos), utilizamos el fenbendazol.
No debemos olvidarnos durante el tratamiento, del control ambiental, en especial en criaderos y en tiendas de animales. Los quistes de giardia pueden mantenerse mucho tiempo en el medio ambiente de las jaulas y en el pelo de los animales. El mejor desinfectante ambiental para casos como estos es el amonio cuaternario, que puede ser usado también en forma tópica en las regiones perianal y perineal, que deben ser luego enjuagadas con un champú, después de 3-5 minutos. En casa, un buen baño en la bañera será lo adecuado para eliminar los parásitos del pelo del animal.
Un problema añadido de las giardias es su potencial zoonótico. Los niños, de manera especial, están en riesgo debido a su tendencia a jugar en áreas verdes y en el suelo donde pueden estar los quistes o el hecho de introducir los dedos en la boca del perro parasitado. A menudo se duda si los pacientes portadores asintomáticos de Giardia deben ser tratados o no. Lo cierto es que los quistes de este parásito han sido asilados de heces normales, y que existen perros que son capaces de permanecer asintomáticos. Pero eliminándolos al medio ambiente.
MODO DE CONTAGIO
Un perro se infecta al comer las formas CYST de estos parásitos (de las giardias). En el intestino delgado del animal la Cyst se abre y libera la forma activa llamada trophozoite. Estas formas tiene flagelos que les permiten movilizarse. Se adhieren al intestino y se reproducen por división en dos. Luego de una cantidad de divisiones, en una de las etapas, estas formas desarrollan una pared alrededor de si mismas y pasan a los excrementos. La giardia en el excremento puede contaminar el ambiente y el agua e infectar por lo tanto a otros animales y personas.
SINTOMATOLOGÍA
La mayoría de las infecciones por giardia son asintomáticas. En raros casos en los cuales ocurre la enfermedad, los animales jóvenes se ven afectados y el signo más común es la diarrea que puede ser severa, intermitente o crónica. Generalmente los animales infectados no pierden su apetito pero pueden perder peso. Las heces son generalmente anormales, pálidas, mal olientes, de apariencia grasosa. En el intestino, la giardia hace que la absorción de nutrientes se detenga, causa daños al delicado intestino e interfiere con la digestión.
 
DIAGNOSTICO
La giardiasis es muy difícil de diagnosticar porque el protozoario es muy pequeño y no está presente en todas las heces que hace el perro. Hay que hacer testeos varios en los excrementos para poder encontrar el organismo.
Para ver la forma activa, se mezcla una pequeña cantidad de materia con agua y se examina con microscopio. Como estos organismos tienen flagelos se los puede ver moverse. Si alguna vez tiene la oportunidad de ver la forma activa de la Giardia bajo un microscopio, es una ‘criatura’ interesante de observar. Tienen forma de pera y su anatomía parece un dibujito animado con ojos, nariz y boca. 
Hay muchos tratamientos para la giardiasis, algunos de ellos no han sido registrados para el tratamiento de giardas en perros y gatos. Como con otro parásitos del sistema digestivo, la prevensión de áreas posiblemente afectadas es lo mejor. Hay soluciones como Lysol, lavandina, lejía, y componenetes de amoníaco que son efectivos para la giardia.
CONTROL EN CRIADEROS Y PERRERAS
La infección por giardia puede ser un gran problema en criaderos. Los veterinarios de la Universidad de Cornall han desarrollado un protocolo para esto. 
Se recomienda:
Tratamiento de animales: trate a todos los animales no preñados con Fenbendazole o Albendazole por cinco díasl. En el último día de tratamiento sáquelos de allí y limpie las áreas, los lugares. Cuando vuelva a poner a los animales allí, trátelos otra vez por cinco días con los medicamentos indicados.
Descontamine todo el ambiente. Saque todas las materias fecales. Limpie las áreas con un desinfectante de amoníaco (cuaternario) de acuerdo a las indicaciones del vendedor. Estas soluciones generalmente matan las giardias en un minuto. Luego deje secar bien el área antes de que los animales vuelvan allí.
Bañe los animales bien ya que las Cysts de las giardias pueden alojarse en el pelo. Especialemente en la zona perianal.
Prevención de la reproducción de Giardia: la giardia puede brotar en su perrera o patio ya sea introduciendo animales infectados o en la suela de sus zapatos.
Recuerde que la giardia puede infectar a la gente así que una buena higiene personal es más que recomendada.
.
.
                   
Publicado por Alvaro Franco Plasin Med. Veterinario WEB VETERINARIA
 

 

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *