SABIAS QUE CUANDO JUEGAN ES CUANTO MAS SE EXPRESAN?

El juego es uno de los momentos en los que más expresiones de lenguaje canino podemos observar.
Te fijaste alguna vez como un perro le pide a otro que juegue con él?
Los expertos han descrito más de 20 patrones de conducta que los perros usan para iniciar el juego y seguro que alguna vez OBSERVASTE cada una de las señales que te voy a mencionar:

Lo viste Dar con la pata en la cara del otro?
Lo viste Revolcarse panza arriba?
Lo viste Ladrar, asechar y luego salir corriendo?
Lo viste hacer una emboscada?
Y, sobre todo, la señal estrella: el famoso “play bow”. Lo podés ver con sus patas delanteras apoyadas en el suelo casi hasta sus codos y su parte trasera bien levantada, como si estuviera agachado, es la señal más sobresaliente usada para iniciar el juego y también para mantenerlo.

Mientras juegan, su boca estará relajada y entreabierta, dejando ver sólo la parte alta de los dientes de su mandíbula inferior, adoptan un aspecto fiero similar al de cuando pelean, pero estas expresiones van y vienen de forma rápida y se producen antes de adoptar un comportamiento juguetón, como saltar, girar en círculo o tirarse al piso.
Eso hace que las expresiones faciales de amenaza se disocien del estado emocional negativo como sucede en un contexto de pelea.
Los gruñidos son más cortos y de tono más agudo que si fueran en una pelea.
La clave para evitar cualquier pelea es estar muy atento al nivel de excitación que adquiere el juego. Si los perros no se dan pausas durante el juego y si la situación se ha convertido en un acto dudoso, es el momento de interceder.
Si crees que hay un mínimo riesgo de que tu perro termine peleándose, llámalo de forma efusiva y ofrecele otro juego, más calmado. Tiene que entender que la diversión está con vos, Si esto no funciona, es hora de tomarlo del collar, retirarlo a otro lugar y pedirle al dueño del otro animal que haga lo mismo, por ello es tan importante que cuenten con un collar para poder tomarlo.
No lo regañes, simplemente, intenta bajar su estado de excitación. Pedirle que se siente o se eche y premialo por ello, es una solución muy útil. Una vez esté relajado, permíitile seguir jugando. Si no, interpretará tu interrupción como un castigo y no la aceptará en la siguiente ocasión.

CONOCE LA LINEA KONG, IRROMPIBLES, ENTRETENIDOS Y DISEÑADOS ESPECIALMENTE PARA ELLOS!

VISITÁ NUESTRA TIENDA ONLINE!

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *