VACACIONES DE INVIERNO CON NUESTRAS MASCOTAS

Llegaron las vacaciones de invierno y muchos de nosotros hacemos planes para descansar algunos días; es entonces que decidimos que nos acompañen a pasar unos hermosos días, pero para eso hay que tomar algunos recaudos para no sufrir sobresaltos e inconvenientes. Y si se queda en casa, también hay que hacer todo lo posible para que no extrañe y no salga mucho de su ritmo cotidiano

Siempre es una buena idea incluirlas en un viaje breve para que ellos también reciban su merecido descanso. Claro que antes hay que tener en cuenta algunos consejos cuando se toma de decisión de viajar en auto con nuestros compañeros de cuatro patas y todos puedan disfrutar de un fantástico viaje:

  • Como primera medida debemos acostumbrar a nuestra mascota unos días antes de viajar. Lo recomendable es comenzar con paseos cortos y con descansos en espacios dónde la mascota pueda disfrutar de una caminata, correr y tomar agua. Lograr que asocie el viaje en auto con un lugar agradable para él.
  • . Algunas mascotas se asustan o descomponen en sus viajes por falta de costumbre. En estos casos suele ser útil cubrir el canil para evitar que mire al exterior y viaje más tranquilo.
  • Nunca debemos dejarlo suelto dentro del vehículo. De esta manera podría distraernos mientras conducimos o, en caso de que haya un accidente, lastimarse y provocar daños al resto de los pasajeros. De acuerdo al tamaño y temperamento del animal podremos optar por un arnés sujeto al cinturón de seguridad o una caja transportadora de esas que abundan modelos y tamaños diferentes.

Además, no se debe olvidar que todos los lugares exigen, para alojar y cuidar a nuestro animal, un Certificado Sanitario que incluye vacunación, desparasitación interna y externa, estado general del animal, si toma medicación (indicar producto y dosis), todo indicado por tu veterinario.

Es importante saber que cuando se terminan las vacaciones, luego de haber compartido mucho tiempo junto a nuestros animales, es muy probable que nos extrañen más que lo habitual. Entonces, los primeros días pueden estar tristes o padecer una depresión transitoria que se irá diluyendo a medida que pasen los días.

Si este estado se prolonga es momento de llevarlo al veterinario para que lo observe para evitar que pueda estar incubando alguna enfermedad contraída en nuestro viaje.

En general siempre planeamos las vacaciones con un cierto tiempo, averiguar por un centro de atención veterinaria cercano a donde lo llevaremos o un profesional en esa zona también es parte de la prevención que tomaremos.

Llevale su alimento habitual, su comedero, su manta o colchón también lo ayuda a adaptarse mucho mejor. Y siempre que lo saques a pasear no te olvides que tiene que ir con correa, collar y su medalla de identificación para evitar se pueda extraviar o se desoriente.

Ellos también merecen unos días de vacaciones junto a vos!

TE INVITAMOS A CONOCER NUESTRA TIENDA ONLINE!

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *