POR QUE COME PASTO MI PERRO?

Seguramente en alguna oportunidad viste a tu perro comiendo pasto, esta conducta habitual en muchos de ellos siendo básicamente carnívoros nos llama mucho la atención, siempre se ha debatido si es normal o no.

Esta conducta obedece a multiples causas que pueden generar la necesidad de hacerlo.

El pasto es rico en Nitrógeno, acido fólico, fosforo, clorofila e incluso enzimas digestivas que pueden no estar presentes o desequilibradas en su dieta.

Otra causa de la ingesta de pasto, es que el perro sufra gastritis crónica o dolor estomacal y el pasto los ayudará a vomitar y quizá aliviar el malestar. Cuando tu perro lame frenéticamente alguna superficie, alfombras o incluso lanza lamidas al aire, puede ser que tenga náuseas o reflujo, entonces comerá pasto para favorecer el vómito y sentirse mejor.

Parece ser que de 9000 especies de pasto, ellos seleccionan las que son comestibles para ellos. No es totalmente cierto que cuando comen pasto se están “purgando” como comúnmente se cree, lo que realmente ocurre es que al momento en que el perro traga pasto, el pasto provoca comezón en la garganta y esa comezón e irritación es la que provoca el reflejo del vómito.

Si tu perro no tiene la suficiente actividad mental o física puede generar estrés y ansiedad, lo que desencadena la acción de lamer, morder o comer pasto, y eso lo hará para ocupar su mente y liberar energía.

También existe una teoría que va a sus raíces ancestrales, se trata de la teoría del camuflaje, en la que se expone que comen e incluso se revuelcan en el pasto para fijar el aroma y ocultarse de sus depredadores y presas, esta teoría se refuerza con la conducta de revolcarse en el pasto o en cosas demasiado olorosas.

Otra teoría indica que posiblemente ellos comen pasto porque saben que la fibra y en especial, la composición del pasto desprenderán los parásitos de su sistema gastrointestinal. Sin embargo, existe un alto riesgo de que en el pasto ingieran otros parásitos. Por ello una de las indicaciones normales que recibirás de los profesionales es mantener a tu perro desparasitado con una  frecuencia normal cuatrimestral.

Es posible que el olor y el sabor del pasto sean agradables y por eso mismo se lo coma. Obedeciendo a su herencia depredadora.

Es imprescindible considerar que el consumo de pasto en forma moderada no es un hecho anormal, pero si entender que existen peligros puntuales como la existencia de productos pesticidas que utilizamos para controlar plagas o especies de pastos que pueden ser toxicas. Enfermedades como la leptospirosis presente en la orina de ratas, parvovirus, o la re infestación con nuevos parásitos pueden dañarlos seriamente.

Si notas un aumento significativo en la frecuencia del consumo de pasto debes concurrir a la veterinaria para descartar problemas estomacales, parasitosis, un cambio de dieta o simplemente incorporar en la dieta alguna variedad de vegetales para suplir el consumo de pasto.

 

Te recordamos desparasitar a tu mascota en cada cambio de estación del año!

TE INVITAMOS A CONOCER NUESTRA TIENDA ONLINE!

Compartir:

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *