CUANDO NUESTRA MASCOTA ESTA DE DUELO, COMO CUIDARLA?

Diferentes estudios revelan que de cada diez perros, siete están deprimidos cuando pierde a un compañero aunque a simple vista no lo parezca. Después de la muerte de alguna mascota que tengamos en casa, el dueño no es el único que sufre. Si hay otro PERRO en casa, lo normal es que él también esté desorientado y apenado por haber perdido a su amigo y compañero.

Hay señales muy claras que podremos ver en ellos, la falta repentina de apetito, puede mostrarse más cariñoso de lo habitual o desganado para hacer paseos y jugar.

El sueño contínuo y dormir más horas de las habituales es otra señal que puede avisar de que nuestro perro atraviesa un periodo de tristeza. Ante cualquiera de estas conductas, es aconsejable hacer una visita al veterinario, que recomendará lo más adecuado en cada caso.

Como podrás ver la depresión o estados depresivos no son dolencias exclusivas de los seres humanos. Nuestros perros también pueden padecerla.

Algunas clínicas tienen profesionales que pueden ayudar al perro a superar la tristeza que padece. Suelen ser especialistas en tratar las dolencias psicológicas de las mascotas, como también está comprobado que el uso de flores de Bach y terapias homeopáticas pueden ayudar a tu mascota a transitar ese período de duelo.

También es válido preguntarnos cómo podemos ayudarlo?

Nuestro trabajo será animar a nuestro perro para que realice sus actividades favoritas. Hay que permitirle algunas cosas que le agraden, aunque habitualmente no entren dentro de lo que le dejamos hacer. Como por ejemplo permitirles entrar en casa o subir al sofá con nosotros

Los paseos al aire libre son una propuesta que agrada siempre a la mayoría de los perros. Otros prefieren el juego. Jugar con su  muñeco o pelota preferida, dispensarle un tiempo de esparcimiento y tiempo es la clave para distraerlos y salir de su desgano.

Hay perros que disfrutan mucho de los viajes en coche. Otros prefieren un premio comestible como una golosina, o motivarlos con una comida diferente. Permitir estos caprichos durante los primeros días de duelo ayudará a nuestro amigo peludo a sentirse reconfortado y a recuperar, poco a poco, el ánimo.

Las caricias y las palabras amables son esenciales para ayudar al perro a superar el periodo de duelo. Lo mismo que pasa con las personas. En esos momentos nuestra mascota necesita mucha dosis de cariño y de contacto físico.

Nuestro estado de ánimo también debemos cuidarlo, estar tristes junto a ellos es transmitirles también dolor y falta de aceptación de la circunstancia.

El dolor de los perros y las mascotas tiene formas y fases diferentes. La confusión emocional que sienten se debe cambios en su vida cotidiana y la pérdida de su seguridad. Va asociada con un cambio en la estructura del grupo de perros, que es su grupo social. En general esa es la causa de su depresión-  Si el perro fallecido era el líder, los demás se sentirán inseguros hasta que uno de ellos pueda tomar ese lugar y de a poco comportarse como un verdadero líder, para ello tendrá que ganarse el lugar de a poco, con confianza y estímulo de nuestra parte.

Es común ver como hasta que esto sucede, los perros no ladran, ni cuidan el territorio, simplemente porque ninguno toma el mando, otros ladran demasiado en respuesta a la inseguridad que sienten.

Simplemente con tiempo, paciencia y amor, ellos volverán de a poco a la normalidad retomando la alegría, eso depende mucho del estímulo que podamos darles.

LA SALUD EMOCIONAL DE NUESTRAS MASCOTAS REPERCUTE EN SU SALUD FISICA INEVITABLEMENTE.

GRACIAS POR ELEGIRNOS!

  

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *