GATOS NEGROS, HISTORIA, RECHAZO Y MELANISMO

Supongo que muchos conocerán  el Albinismo, verdad? Hemos observados diferentes animales que carecen de pigmentación Pero bien, para hacernos una idea breve y sencilla sobre qué son los animales con melanismo, digamos que éstos últimos son exactamente lo opuesto a los animales albinos. Totalmente negros.

Y los gatos negros son un ejemplo de los animales afectados por el MELANISMO, si bien se ha estudiado muy bien la genética de los felinos, donde los dos colores que dan origen a todas las variedades de pelajes son el rojo y el negro, y cuando tenemos un gato blanco, sabemos que estos pigmentos se encuentran ausentes.

El melanismo suele definirse como el aumento en la cantidad de pigmentación oscura  presente en un organismo. Ese aumento eleva los niveles de melanina y da lugar a seres de color oscuro, con piel, plumas, pelo o escamas de color negro.

Sin duda el color negro en los gatos ha dado origen a leyendas, creencias e injusticias atroces a lo largo de la historia. Incluso hoy por hoy los gatos negros no dejan a nadie indiferente.

Fueron los antiguos animales de culto en el antiguo Egipto, y  de tener una existencia muy digna durante los siglos posteriores, los gatos, y especialmente los negros, comenzaron a ser perseguidos y vilipendiados a partir de la Edad Media, al ser considerados símbolos del diablo y cuerpos metamórficos de brujas.

Lo verdaderamente curioso es que parece que la aversión por los gatos es fruto de un error conceptual: el gato aparece ligado al paganismo de la Edad Media por el culto que profesaba la mitología nórdica a la diosa Greya (diosa del amor y la curación), cuya iconografía la representa en un carro tirado por dos gatos. Pues bien, parece ser que la imagen de estos felinos tirando del carro de la diosa, les hacía poseedores de poderes divinos, y este es el punto de partida de la persecución a los gatos.

La iglesia alentó de tal forma la quema de estos pobres animales que llegaron a ser “espectáculos principales” en las hogueras de las noches de San Juan, y su absurdo aniquilamiento fue una de las causas de la brutal expansión de la peste negra en Europa durante el siglo XIV (más de 25 millones de muertos): la ausencia de felinos permitió que el vector de la enfermedad, las ratas, camparan a sus anchas sin predadores naturales que las exterminaran.

Edgar Alan Poe escribió su famoso cuento “EL GATO NEGRO” un relato de miedo, enajenación y arte donde contaba una horrenda historia acerca de su gato Plutón

En Europa, por toda la historia comentada, las supersticiones no van en una sola dirección: lo que para unos es “gato negro = mala suerte”, para otros es todo lo contrario, dependiendo, entre otras cosas, del lugar y la circunstancia con la que nos topemos con el felino.

Se dice que un gato negro augura algo nefasto, si se cruza en el camino de una persona de derecha a izquierda. También que pierde este carácter de “potencial peligro” si dicho gato tiene un lunar blanco en alguna parte de su cuerpo.

Sin embargo, existen pueblos en los que el encuentro de un gato negro camino de la iglesia el día de la boda es augurio de buena suerte, mientras que en otros es símbolo de desgracias conyugales.

Se cree que el gato negro trae buena suerte en los juegos de azar, sobre todo si se toca alguno antes de que empiece el juego. También se cree que tener un gato negro en casa es símbolo de buena fortuna.

No en todos lados los gatos negros son vistos como mal augurio. Por ejemplo, los escoceses piensan que es buena suerte tenerlos en el hogar, y los japoneses consideran que traen cosas positivas, e incluso recomiendan que las mujeres jóvenes los tengan en sus casas para conseguir pareja.

Para las personas que creen en cosas mágicas: dicen que quien posee uno de estos gatos negros de ojos azules tendrá mucha protección en su hogar ya que el color negro irradia energía y el azul de sus ojos da una conexión celestial.

Como vemos, creencias para todos los gustos, pero una verdad incuestionable: los gatos negros son bellos como cualquier otro gato, con la singularidad de que ha despertado en nosotros instintos de real crudeza

Fechas peligrosas para ellos:

Noche de San Juan 23 y 24 de junio

El comienzo de primavera: 20 de septiembre

La Noche de Hallowen el 31 de Octubre

La Noche buena 24 de diciembre y el último día del año: 31 de diciembre

Los gatos negros son muy desconfiados, también producto de su historia que parece que le ha quedado fijado en su conducta, así que si tenemos la suerte de adoptar un gato negro vamos a tener que trabajar con mucha paciencia y delicadeza para lograr que confíe en nosotros, pero una vez que lo conseguimos su entrega amorosa es muy intensa, mayor a otros gatos.

foto-3

Sabías que…..

Hay tres variantes en el pelo de los gatos negros, donde se pueden clasificar en negro, marrón y canela. Todo está en la genética y también depende de la exposición al sol. Esta diferencia genética con otros gatos, hace que su pelo pueda ser más rasposo de lo normal. Es un dato curioso que mucha gente no sabe o se da cuenta si tiene un gato de este color. Aparte de esto, el gen que les hace ser negros también les defiende de ciertas enfermedades. Para hacernos una idea, la mutación que causa que el pelo sea negro, es de la misma familia genética que da a los humanos resistencia a enfermedades como el sida.

Esperamos te haya gustado!

GRACIAS POR ELEGIRNOS!

 

 

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *