NUESTRAS MASCOTAS SUFREN SI LAS HUMANIZAMOS

La buena educación de un perro es esencial para una buena convivencia. También para lograrlo hay que entender que ellos no piensan como nosotros.

Aprenden gracias a la memoria asociativa. Es capaz de recordar las consecuencias de sus actos y lo relaciona con algo positivo o negativo actuando en conformidad.

Ellos tienen algunas similitudes con nosotros, sus dueños

Los perros, son sociables y necesitan compañía alrededor, no solo para ser felices, sino para sobrevivir ya que a través de los cientos de años se han aliado para beneficiarse de muchas cosas que les proporcionamos en la convivencia.

Su agudeza sensorial los ha capacitado para escuchar música, su cuerpo genera cortisol y endorfinas que le dan una sensación de bienestar y relajación. Tanto es así que la terapia musical de la que hemos hablado en algún momento también se aplica a nuestras mascotas.

Los perros tienen una capacidad olfativa increíble. Son capaces de percibir estímulos que nosotros nunca llegaremos a percibir. Esto hace que puedan ser usados para operaciones de rescate y salvamento. Y claramente nos superan en ese sentido y su capacidad intuitiva.

Por otro lado, un animal no tiene una gran capacidad para diferenciar sabores, por lo que  es una fantasía pensar que ellos se aburren de comer siempre lo mismo, ellos se alimentan por necesidad y también tienen sus preferencias, el alimento balanceado fabricado especialmente para ellos tiene todos los nutrientes para desarrollarse sano y fuerte. Es más, alimentar al animal con comida de la que nosotros comemos puede ser más perjudicial que beneficioso.

Nuestros  perros son muy diferentes a nosotros, está claro que sus necesidades son distintas, sin darnos cuenta los confundimos y provocamos  problemas de convivencia y también de comportamiento.

Los perros son animales de manada. Para poder educarlos y que se comporten de la manera que nosotros deseamos, deben sentir que somos su líder. Si lo tratamos como un humano, simplemente querrá ocupar el lugar que no le corresponde. Y en el afán de ocupar ese espacio puede desencadenarse conductas agresivas con otros animales o miembros de la familia.

  LET IT BE!

GRACIAS POR ELEGIRNOS!

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *