SELECCIÓN Y PREPARACIÓN DE UN PERRO PARA TERAPIA ASISTIDA

El proceso de selección y preparación de un perro que se va a utilizar en terapia con personas discapacitadas es muy importante, ya que durante las sesiones de trabajo se van a encontrar en situaciones que serían estresantes para cualquier perro común y que en ellos no deben producir ningún tipo de reacción.
Hay varias pruebas de temperamento que se realizan a los animales. El test de Campbell, es uno de ellos, se realiza alrededor de los meses de vida, va dando una idea del temperamento y su futuro carácter.
En este test se evalua mediante 5 pruebas la respuesta del animal ante determinadas situaciones, interactuando con una sola persona que no haya tenido contacto, en un lugar tranquilo y cerrado. Simplemente observándolo sin felicitarlo ni estimularlo, simplemente anotando los resultados, para luego evaluar la puntuación.
Este tipo de test no es concluyente ya que el comportamiento es una interaccion compleja entre la genética y la respuesta al medio ambiente. Pero si dará una orientación de que carácter tendrá el cachorro.
Ya cuando el cachorro es joven debe ser evaluada su sensibilidad, la voluntad de complacer y el miedo.
La adaptabilidad del animal debe tener una capacidad muy alta, entrenarlo, cambiar las formas de trabajo y la adaptación al medio ambiente, serán puntos a los cuales será sometido como parte de su rutina.
El cachorro joven debe sentirse cómodo en el menor tiempo posible en nuevos entornos.
Respecto a las sensibilidades serán valoradas sus facultades mentales, la corporal, la parte auditiva, visual y olfativa. Un buen perro para estos fines tienen sensibilidades medias, es decir, son perros equilibrados.
Todo cachorro elegido como asistente tiene que ser totalmente predecible en su comportamiento. Quien lo este preparando tiene que tener la certeza de que el animal responderá casi un 100% como se piensa y se necesita.
Por ejemplo, el perro se debe de dejar manipular por cualquier persona, conocida o desconocida, sin que reaccione de forma agresiva y sin que haya limitaciones al respecto.
Por otro lado, en la selección del animal adulto hay que ver que no tenga problemas de comportamiento, no puede ser agresivo con otros animales o con personas, no debe sufrir de miedos o fobias, conductas anormales, que esté muy bien socializado y no sufra de patologías como ser imperactivo.
Siempre hay que velar por el bienestar animal antes y después de las sesiones que se realicen en la elección, para poder obtener un mejor resultado. La ausencia de estrés en el animal es obligatoria, de ello depende que se eduque en forma adecuada, sin estrés y sin fallas a la hora de realizar los ejercicios que se le pidan.
Si queres formarte como Profesional en perros de asistencia acercate a Bocalan Argentina a través de
www.bocalanargentina.com

 

Share:

You may also like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *